sábado, 7 de junio de 2008

Ou Yeah! Ou Yeah! Ou Yeah! (Crónica)

Antes de que los litros y litros de cerveza consumidos en estos días de Ou Yeah! acaben con mi memoria, quiero dejar constancia aquí, y en nombre de todos los havalinos, de lo bien que lo hemos pasado en el Ou Yeah! Festival, y de lo mucho que queremos al resto de la familia (Amigos Imaginarios, Vetusta Morla, y más recientemente Pájaro Sunrise, Zahara y Smile) y agradecemos su generosidad y compañerismo en todo el proceso.

No es habitual ver a tantas bandas trabajando juntas para sacar algo adelante, al margen de managers y discográficas, sobre todo si tenemos en cuenta que éstas bandas suelen trabajar con managers y discográficas. Ha sido un gran equipo que ha dado buenos frutos a lo largo de los años, pero en éste último año, los frutos han sido inmejorables.

Madrid funcionó muy bien. Sobre todo (tal y como era de esperar) en el primer día del festival, con un lleno total gracias a la impresionante actuación de Vetusta Morla. Zahara Eléctrica y Pájaro Sunrise también defendieron ampliamente su propuesta. Personalmente estuve como atento espectador a todos los conciertos, y la sensación que me quedó es que el nivel está muy alto. Luego sentí no poder quedarme a la fiesta post-concierto, pero mis obligaciones matinales al día siguiente me lo impedían.

Y al día siguiente, nos tocó el turno a los havalinos. Si bien es cierto que (de nuevo como era de esperar) no hubo ni la mitad de la mitad de la gente que hubo en el día anterior con Vetusta Morla, el ambiente fue igualmente bueno. Tras Smile y Amigos Imaginarios, nos tocaba cerrar la edición madrileña del Ou Yeah! a los havalinos. No puedo negar que sentí un ligero desánimo al ver la sala medio vacía (o medio llena, según se mire) pero sólo hizo falta una pequeña reunión en el camerino antes del concierto con Javi y Nahúm para ver con claridad que había que salir a darlo todo, sin importar las circunstancias. Y éso fue precisamente lo que hicimos. Técnicamente creemos que el concierto salió perfecto, y anímicamente estuvimos arriba todo el tiempo. Nuestra parte del trato estaba cumplida: hacer la mejor música que nos fuese posible, de la manera más honesta y sin concesiones, dar lo mejor de nosotros en cada minuto de la actuación, y sobre todo, no desesperar y nunca darnos por vencidos. Que la gente nos conozca y/o pague por ir a vernos, creo que excede nuestras humildes posibilidades. Igualmente, nosotros seguimos y seguiremos ahí, y poco a poco todo va creciendo. Muy poco a poco, sí, pero crece.

Por supuesto que después de tamaño derroche de energía sobre el escenario, y bien contentos con el resultado, había que celebrarlo. Así que un servidor llegó a casa a eso de las 8.30 de la mañana, después de haber cerrado el Wurlitzer Ballroom, y hasta de haber tomado el café de la mañana en compañía de esos extraños seres que madrugan para trabajar un jueves. Ay, la vida del músico, qué dura es :P

Y ahora, Granada...

Si grande fue el ou Yeah! en Madrid, entonces podríamos decir que el de Granada fue ENORME. Ambientazo como nunca, un público entregadísimo en todos y cada uno de los conciertos, y además, cumpleaños de Javi a las 0.00 de la noche, y 300 personas en la sala cantándole "Cumpleaños Feliz" tras la felicitación en público de Pucho (Vetusta Morla). La cara que puso Javi es algo que no se puede comprar de ninguna otra forma.

Algo muy a destacar de La Telonera (la sala en la que se celebraba el festival) es su excelente sonido, y su más que excelente técnico de sonido, que se mostró involucrado durante todo el festival, y dio lo mejor de sí mismo. También tuvimos un catering espectacular a cargo de los organizadores del festival, que ayudó a pasar la noche a más de uno ;-)

Los conciertos fueron todos memorables. Las cuatro bandas salimos del escenario con la sensación de haberlo hecho francamente bien. En primer lugar, Zahara Eléctrica, esta vez delante de su público, que coreaba sus canciones. En segundo lugar, Amigos Imaginarios: les he visto muchas veces tocar, y más veces aún he tocado yo con ellos, y puedo asegurar que éste ha sido uno de sus mejores conciertos hasta la fecha. En tercer lugar, Vetusta Morla: enormes. Hay poco más que pueda decir al respecto de una banda que nos infunde a todos tanto respeto, por su buen hacer, el trabajo durísimo a lo largo de sus casi 10 años de trayectoría y sobre todo por eso que crean en cada directo y que contagia a todo el mundo, y ha hecho que a día de hoy estén dando tanto que hablar y tan bueno.

Y luego, el papelón de subir al escenario después de los vetustos: fue a parar a nosotros. De nuevo nos reunimos en el camerino unos minutos antes de salir a tocar, y tras juntar nuestras manos en un saludo que viene siendo ya habitual en los bolos de Havalina, vitoreamos esta vez en dos ocasiones el nombre de David Hasselhoff. Y la gracia de David Hasselhoff cayó sobre nosotros.

El hecho de tocar después de Vetusta Morla es un reto para cualquier banda, y creo que nosotros lo asumimos de la mejor manera posible: como una suerte de posible superación, y nunca como un problema. Y así fue que salimos a darlo todo, todo, todo. Y cuando digo todo quiero decir TODO. Por nuestra parte no quedó nada sin dar aquella noche. Yo ya estaba taquicárdico y completamente sudado en la tercera canción, pero igualmente, aquello continuó hasta la extenuación, que vino tras el último acorde de "I wanna be your Dog" de Iggy Pop, rebautizada para aquel día como "I wanna be OU YEAH". Allí estábamos todos los ou yeahs de la sala, subidos al escenario, unos haciendo el perro, otros gritando, otros golpeando lo primero que se les ponía a su alcance. A mí incluso alguien me puso una correa al cuello. Y el público respondió, ¡sí señores! Aquello fue un delirio tremendo, algo profundamente sensual, sexual y evocador, algo así como un gran OUUUU YEEEAHH! que nos envolvió a todos; tanto que algunos aparecimos a la mañana siguiente en nuestras casas de colegas/hoteles a eso de las 9 de la mañana :)

En conclusión: que ha sido una experiencia irrepetible, pero que queremos repetir. Desde aquí quiero mandar un abrazo muy grande y muy fuerte a todos y cada uno de los miembros de la familia Ou Yeah! y agradeceros a todos los asistentes vuestro apoyo al festival. ¡Espero ver muchas camisetas Ou Yeah por los bares!


El cumpleañero, fotografiado por Guillermo Galván (Vetusta Morla)

3 comentarios:

virginia dijo...

La verdad es que fue genial e inolvidable este Ou Yeah! en Granada..
Mucho ambiente y muchas ganas, tanto del público que allí estábamos como de las bandas.. y eso se nota, y se agradece..

Para mí, y muchos otros que allí estuvimos, lo mejor de la noche fuísteis vosotros chicos..
Realmente lo disteis todo, y más si cabe.. no sé si será lo habitual en vuestros directos o si fue por la presión de tener que tocar tras los vetustos :), (por cierto, me encanta vuestro ritual antes de salir a tocar =D), pero podéis estar muy orgullosos porque fue increible.. quedamos encantados..

Estoy segura que después de la fiesta que vivimos esa noche se ha enganchado mucha más gente a Havalina, o eso espero..

Y bueno, con lo magníficamente bien que ha ido, no tengo ni que preguntar si el año que viene habrá más.. lo doy por hecho
;)
Eso sí, tenéis que pasaros por aquí antes a liarla así..

lo mejor..
mucha suerte bonitos!

besico.

moonriver dijo...

¡Mierda! ¡Y yo me lo perdí! ¡Putos exámenes! En fin, que aunque nunca os haya visto en directo me paso el día escuchando y reescuchando "Junio". Que sois unos cracks y que ya estoy deseando gastarme el dinero en vuestro próximo cd o en el primer concierto al que pueda ir.
Un beso enorme y a seguir liándola siempre que podáis.

Poncho dijo...

Yo soy uno que se ha enganchao a ese Junio después de la experiencia "Telonera" de Granada. No sé como sois cuando no lo dais todo (como se dice aquí que se hizo en Granada), pero si os digo que sigáis haciéndolo porque merece la pena. Suerte y a llenar el pop español de calidad como vosotros, que lamentablemente cada vez le va haciendo más falta